¡Tres recetas de té frío para disfrutar este verano!

El verano ya está aquí y, como siempre, el calor es inevitable. Aire acondicionado, ventiladores, helados… Intentamos de todo para conseguir refrescarnos un poco y poder disfrutar del calor como se merece.

 

 

Por ello, en Brushboo, os vamos a recomendar las mejores recetas de tés fríos para que podáis hacerlas de forma totalmente natural, económica y con un resultado delicioso.



Té frío de frutos rojos con jazmín

 

Una de las bebidas más refrescantes para el verano. Con antioxidantes, sin calorías y que proporciona un bienestar para el cuerpo que dura todo el día.


Cogemos 2 bolsas de té negro y las introducimos en nuestra termo - botella de bambú con agua muy muy caliente. A su vez, hervimos en una cacerola las flores de jazmín. Una vez estén listos, los dejamos enfriar.

 

 

En una licuadora añadimos un puñado de moras, fresas y arándanos y lo batimos añadiendo un poco del té y del líquido del jazmín -una vez frío-.

 

Colamos el resultado y lo servimos con unos hielos para que el resultado sea espectacular.

¡También puedes decorarlo con unos pequeños trozos de fresa y una hoja de jazmín!

 

 

 

Té de jengibre con limón

 

Empezamos poniendo una cacerola con agua hasta que hierva. Llegados a ese punto, exprimimos dentro el zumo de 4 limones y añadimos la cantidad de jengibre que consideremos. Aprovechamos y cortamos un par de rodajas de limón para más adelante.

 

Lo vertemos todo en una jarra de vidrio y lo metemos en la nevera hasta que se ponga bien frío. Esto es ideal para llevarlo de excursión a la montaña o para hacer senderismo. Acto seguido, cambiamos a un envase transportable, como una botella.

 

 

Antes de salir, le añadimos las dos rodajas de limón que cortamos previamente para potenciar ese sabor cítrico al máximo.

 

Un complemento perfecto para esta bebida refrescante son las pajitas de bambú. ¡Así puedes compartir tu creación sin problema y todos disfrutarán de ello!



Té verde con hierbabuena y piña

 

Ponemos la cantidad de agua que consideremos a hervir y añadimos 2 bolsitas de té verde junto con un puñado de hojas de hierbabuena -recordar que cuanta más pongamos, más amargo quedará el té-.

 

Una vez que el agua esté teñida de verde con el té y la hierbabuena, lo vertemos en un recipiente para meterlo en la nevera y dejar que se enfríe lo máximo posible.


Lo sacamos y lo echamos en unos vasos… ¡Espera! Queda el ingrediente final y el que le dará ese golpe de acidez que tanto refresca en verano. Una vez vayamos a servirlo, añadimos primero una tercera parte de zumo de piña bien fría y, sin más dilación, rellenamos el resto con nuestra mezcla de té.

 

¡Es una combinación que no podrás dejar de tomar!

 



El mejor compañero

 

Para acompañar a un buen té frío en verano qué mejor que la fruta fresca y unas verduras bien frías.

 

Si queremos pasar el día fuera de relax y hemos preparado nuestra bebida favorita para acompañar el viaje, una buena solución para tener algo consistente que picar y que además reponga energía son las frutas de temporada. 

 

Una manzana, una pera, una naranja… Contienen el azúcar necesario para darnos ese plus de intensidad y continuar nuestro viaje sin problema. 


¿Eres de los que pela la fruta antes de comerla? No te preocupes, con el set de cubiertos de bambú de Brushboo podrás hacerlo sin problemas. Es súper cómodo de transportar y no abulta nada de espacio. Además, son completamente reutilizables y biodegradables.

 

 

¡Prueba a hacer todas las recetas y coméntanos cuál es tu favorita!

Deja un comentario

Los comentarios son revisados antes de su publicación