Celebramos el día mundial sin bolsas de plástico, pero… ¿Son bolsas de tela la mejor opción?

Colaboración con Help Up

 

Según el informe publicado por la ONU Our planet is drowning in plastic pollution”, mundialmente se consumen unos 10 millones de bolsas de plástico por minuto. En 2018, cada español utilizó de media una bolsa cada dos días. Lo cierto es que el consumo ha ido disminuyendo año a año gracias a la concienciación ciudadana y a las alternativas de compras. Puedes leer sobre ello en el artículo Di adiós a las bolsas de plástico de un solo uso” del blog de HelpUP.
Es por eso que cada 3 de julio se celebra el “Día internacional libre de bolsas de Plástico” con el objetivo de reducir el uso de las bolsas de un solo uso. Una sola bolsa de plástico tiene una media de vida de 15 minutos para luego ser desechada, terminando, en el peor de los casos, en el ambiente contaminando los mares. Cada bolsa tarda más de 100 años en degradarse. En España, aún seguimos consumiendo un promedio 180 bolsas de plástico por persona.

 

 

Desafortunadamente, con la crisis del COVID-19 el consumo de los plásticos de un solo uso ha crecido considerablemente y hecho que, que por un tiempo delimitado nos hayamos puesto en “pausa”. Todos nos hemos visto tentados a volver a utilizar las bolsas de plástico cuando hemos ido al supermercado, los paquetes que recibíamos en casa venían con más plástico que nunca. Algo que puede ser comprensible pero que no puede convertirse en una excusa.

 

 

LAS BOLSAS DE TELA, ¿LA ALTERNATIVA PERFECTA? 

 

Las bolsas de tela parecen ser la alternativa perfecta para sustituir las bolsas de plástico de manera definitiva. Estas son algunas de sus ventajas en comparación con las de papel o rafia:

  1.     Son la alternativa más sostenible. Traer nuestra propia bolsa de casa, lavada y desinfectada es, sin duda, la mejor opción. Además son fácilmente lavables, ventaja clara frente a las muy usadas bolsas de rafia. 


 2.     Duran más. Las bolsas de tela son más resistentes que 
las bolsas de papel, plástico o rafia pudiendo llegar a usarse cientos de veces. 

 


  1.     Las puedes personalizar. Hay multitud de diseños y alternativas que te permiten ir a hacer la compra manteniendo tu estilo. 

  1.     Son fáciles de guardar. ¿Quién no ha sufrido dificultades para guardar y doblar las bolsas de rafia y plástico? Con las bolsas de tela ahorramos espacio y tiempo. 

  1.     Producirlas consume menos recursos. La energía que se utiliza para producir las bolsas de papel es mucho más elevada que la utilizada para las bolsas de tela. 

    6.     Pueden producirse de forma ecológica, por ejemplo, de algodón orgánico.  

La mayor parte de las bolsas de compra comunes están hechas de polietileno: un polímero de plástico no biodegradable, por lo que debemos evitar su consumo.  

Como puedes ver, las bolsas de tela representan una gran ventaja frente a las bolsas de plástico pero, ¡cuidado! debemos seguir consumiendo de forma responsable. De nada servirá el esfuerzo por eliminar las bolsas de plástico si acumulamos bolsas de algodón en nuestro armario. Si cada vez que vamos a un evento, al súper o similar tendemos a acumular este tipo de bolsas. Debemos prolongar su ciclo de vida lo máximo posible.

 

 

Un artículo publicado por EL ESPAÑOL abre el debate sobre las bolsas de tela bajo el título “Estas son las veces que tienes que usar tu bolsa de tela para que sea menos tóxica que la de plástico” Te invitamos a reflexionar sobre el tema y comentar qué te ha parecido. 

 

Afortunadamente, la sociedad está cada vez más concienciada sobre la necesidad de eliminar las bolsas de plástico y sabemos que gracias a la Ley, a partir de 2020, este día tendremos que celebrarlo más que nunca, puesto que los plásticos de un solo uso habrán desaparecido, y aunque no todas las bolsas de plástico parecen entrar en esta categoría, veremos muchas más alternativas sostenibles para nuestro consumo.

 

 

Empresas como HelpUP trabajan para seguir potenciando alianzas e iniciativas medioambientales, como voluntarios que realizan limpieza de playas y ecosistemas terrestres, en empresas y entre personas para que las bolsas de plástico y todos los plásticos de un solo uso desaparezcan, lo antes posible de nuestras vidas, haciendo mucho hincapié en el cumplimiento de los ODS. Es por eso, que desde el 2018 ha formado una alianza con Brushboo para ofrecer a otras empresas Eco-kits que contienen productos de cuidado e higiene personal hecho de bambú, como cepillos de dientes, hilo dental y botellas en reemplazo de las típicas de plástico.

 

 

Más que consumir una cosa u otra se trata de hacerlo lo menos posible y alargar el ciclo de vida de los productos todo lo que podamos, manteniendo siempre el foco en un consumo circular. 

La clave está en REDUCIR el uso de plásticos de un solo uso hasta que ya no sea necesaria su utilización. Por lo pronto, tanto empresas como personas tenemos el compromiso de contribuir con nuestro granito de arena pensando en la preservación de nuestro planeta.

Escribe un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados